Mamás hacen porno

//Mamás hacen porno

Mamás hacen porno


Un grupo de mujeres dirigen la película pornográfica que les gustaría que vieran sus hijos adolescentes
Mamás hacen porno
Cuatro de las cinco artífices británicas de los tres capítulos de ‘Mums make porn’ posan para Channel 4, la cadena que ha emitido su trabajo (Channel 4)
Rafael Ramos | Londres, Londres

Actualizado a 23/03/2019 11:44

En anteriores generaciones, los adolescentes miraban furtivamente el Playboy y el Penthouse de su padre o las revistas eróticas de los quioscos, o intentaban ver una película XXX en algún cine de programación porno haciéndose pasar por mayores de lo que eran o cruzando los dedos para que nadie les preguntara la edad. Para los de hoy, todas esas argucias son innecesarias, porque en internet tienen todo lo que quieran a su entera disposición, y lo pueden compartir con sus amigos a través de las redes sociales.

Un 65% de los niños y niñas británicos de entre 15 y 16 años miran porno por lo menos de vez en cuando, así como un 28% de los de 11 y 12 años, mientras que un 9% se consideran a sí mismos “adictos”. El gobierno británico acaba de introducir una nueva y polémica legislación dirigida a dificultar su acceso a la red para este tipo de contenidos, pero un grupo de madres ha optado por una acción más directa: realizar y difundir por televisión la película pornográfica que querrían que sus hijos e hijas vieran.
Problema social

Un 28% de los niños británicos de 11 y 12 años busca vídeos porno, y un 9% es adicto

El film ( Mums make porn ) tiene doce minutos de duración, con dos partes que son el espejo la una de la otra, la primera de día y la segunda de noche. Ha sido escrito, dirigido y editado por el quinteto de mujeres, que además se han encargado del casting y ejercido un control absoluto sobre el proceso creativo, a cargo de la productora Fireworks, conocida por sus controvertidos documentales de contenido político y social. El canal 4 de la televisión inglesa lo ha emitido esta semana en tres capítulos.

En el primero, se ve cómo las protagonistas ven los diez clips porno más populares en internet, y sus reacciones. Jane, una cristiana militante madre de una chica de 19 años que abandonó el proyecto a mitad de camino, queda absolutamente traumatizada en una escena en la que una mujer practica el sexo con cuatro hombres al mismo tiempo. Sarah, cuyas dos hijas tienen 16 y 12 años, se siente mal y tiene que ir al cuarto de baño. Visitan varios estudios, y viajan a Barcelona para entrevistarse con Erika Lust, directora de “porno ético”, que les muestra un film con una orgía lésbica (las actrices pretenden ser “mujeres reales”, alejadas de los estereotipos de la industria), que les encanta. El segundo se centra en la realización.
‘Mums make porn’

El film denuncia la deshumanización del sexo, la violencia y las vejaciones a las jóvenes

En el último, los espectadores observan a las madres en una especie de première , viendo la película con sus hijos, parejas, maridos, amigos –y hasta con una abuela–, y comentándola. La respuesta de la prensa ha sido muy variada, con unos medios que hablan de una “idea ridícula” y otros que alaban un “esfuerzo imaginativo”.

“Decidí participar –dice Sarah Louise, de Manchester, una de las madres– cuando pillé a mi hijo viendo en el ordenador una película en la que las mujeres eran violadas y sometidas a todo tipo de vejaciones. No es normal. La pornografía no es representativa de lo que es y debe ser el sexo. Los actores y actrices engañan a los jóvenes. Me pareció que había que hacer algo para que los chicos no traten a las mujeres como objetos ”.
Las cuatro mujeres durante el rodaje del documental
Las cuatro mujeres durante el rodaje del documental (Channel 4)

Las cinco madres de Mums make porn –Anita, Sarah, Emma, Jane y Sarah Louise– no fueron escogidas al azar, sino con un doble objetivo. Por un lado, que resultasen representativas de la sociedad británica (tres son blancas y dos de otro origen étnico), y por otro que pudiesen contribuir con algo propio al proyecto y dejar su huella (entre ellas hay una fotógrafa, una escritora, una peluquera y una maquilladora). “Buscamos –explica Emma Morgan, la productora ejecutiva del programa– mujeres de mentalidad abierta, de entornos diferentes, que supiesen explicarse bien”.

“Como madre de adolescentes –señala Anita–, me dieron ganas de vomitar al descubrir la cantidad de violencia que contenían los vídeos porno que veían mis hijos. En el documental mostramos los cuerpos humanos tal y como son, no de una manera idealizada. Y aunque obviamente hay sexo, también hay ternura, humor, calidez, comunicación, intimidad y todas las cosas que lo humanizan”. La iniciativa ha sido criticada por quienes piensan que el problema no es tanto el contenido de este tipo de películas como el hecho de que menores de edad puedan acceder a ellas.

Como madre me dieron ganas de vomitar al descubrir la cantidad de violencia de los vídeos porno que veían mis hijos”
Anita Madre de ‘Mums make porn’

El 1 de abril va a entrar en vigor una serie de restricciones al acceso de los menores de 18 años a materiales pornográficos en internet que consisten básicamente en un sistema de verificación de la identidad (y por tanto de la edad), acompañado de otro paralelo de calificación de los vídeos y películas (para mayores de 12 años, 15 años, 18 años) similar al de los cines, y a cargo también del BBFC (British Board of Film Classification), el censor oficial del país desde hace más de un siglo.

La nueva legislación es muy polémica. Hay quienes advierten que va a crear nuevas generaciones de delincuentes que desde la más tierna infancia aprenden a falsificar documentos y tarjetas de crédito. Otros han puesto sobre la mesa los peligros para la privacidad, al crear una enorme base de datos que puede ser blanco fácil de los hackers.
Nueva legislación

A partir del 1 de abril Reino Unido hará más difícil el acceso de los jóvenes a las páginas porno

Un tercer grupo de escépticos lamenta que el control de la identidad corra a cargo de las propias empresas que producen y cuelgan en la red el material pornográfico (Pornhub, Youporn, Redtube…), con lo cual es como si el gobierno encargara a la industria porno que se ocupe de que sólo los adultos ven sus vídeos.

Gran Bretaña es el segundo mayor consumidor de porno por internet del mundo, después de Estados Unidos. Cada día se cuelgan en la red 134 horas de materiales nuevos, y hay disponibles más de un millón y medio de horas de contenidos, siendo una tercera parte de todo el tráfico digital porno duro. Un 13% de los hombres ve un vídeo dos o tres veces por semana, y un 6% por lo menos una vez al día, con los menores de 40 años mucho más propensos que los de entre 41 y 70 años (un 66% no lo ha hecho jamás).

“El impacto emocional sobre los niños del porno es tremendo y muy nocivo –señala Emma, una de las cinco madres que ha hecho la película para Channel 4–, contribuyendo en muchos casos a la depresión, la sensación de aislamiento, el alejamiento de los padres y malas notas en el colegio. Es importante combatir la explotación comercial del sexo, y enseñar a nuestros hijos la importancia esencial del consentimiento. Esperamos haber aportado nuestro granito de arena”.

2019-03-25T12:53:44+00:00